Telas de calidad, calce perfecto y colores estudiados: 9 consejos para vestirse bien en el trabajo

Los estampados apropiados y los peligrosos, la colorimetría y los aliados básicos del guardarropa que ayudan a resaltar la imagen profesional de una persona. Una experta recomendó tips para lograr un look laboral impecable
La vestimenta en el trabajo influye. Y mucho. Habla de la imagen que cada persona quiere dar ante la otra. Un atuendo bien planchado, limpio y perfumado otorga una imagen profesional impecable. Para ello, tener un guardarropa ordenado y con los básicos es esencial.
Entonces, ¿qué elementos ayudan a transmitir un look profesional? María Pínola, asesora de imagen y presidente de la Asociación Internacional de Asesores de Imagen (AICI Argentina), compartió 9 consejos infalibles para no cometer errores al momento de elegir el outfit para ir a trabajar.
“Nuestra imagen es un elemento esencial que refleja la personalidad y lo que queremos transmitir al resto; es un hecho. Y si lo trasladamos al ámbito laboral, es una herramienta más de comunicación y proyección de valores y estilos determinados”, detalló la experta en imagen.
– Blazers: buscar y apoyarse en los blazers. Hoy es un nuevo básico, que además da estructura, brinda formalidad, seguridad y afrontar mejor situaciones ante el público, reunión o una presentación. Colores a tener: negro, azul, camel, blanco y gris.
– Calce correcto de las prendas: muchas veces estos detalles deslucen la imagen por completo. El ruedo de los pantalones debe estar bien hecho, si la tela es de vestir el ruedo debe hacerse a mano, si el pantalón es de denim, se puede mandar a realizar un ruedo con el hilo del mismo color de la costura original. En el caso de los sacos, tapados y blazers, debemos realizar el ruedo a las mangas y que no queden demasiado largas. Con las faldas es similar, las telas mas formales deben tener el ruedo terminado a mano. Teniendo estos a la perfección, los detalles suman calidad a la imagen y se traduce en profesionalismo.
– Estampados: por supuesto que se pueden agregar estampados y colores al vestir laboral, pero es importante considerar el tipo de estampado, el tamaño y el contraste en relación a nuestro lugar de trabajo. Hay estampas tradicionales y que son bien aceptadas como los lunares, los rayados, y estampas florales pequeñas que pasan de alto sin llamar la atención; sin embargo, los llamativos y en cierta parte “conflictivos” son los animal print. Estos deben ser muy discretos, con poco contraste entre el fondo y la figura y que solamente sea un detalle dentro del look completo.
– La elección de los colores: el estudio de la Colorimetría Personal descubre cuáles son los colores que mejor sientan con la persona, que más la benefician para el uso de la cintura hacia arriba, y los que brindan una cara descansada, iluminada y fresca. Siempre hay una paleta de colores que favorece más que la otra, solamente se trata de descubrir en el día a día con el color de la tez el probar cual queda mejor y así poder crear un guardarropa profesional.
– Camisas: hoy en día son tendencia y gracias a las camisas de diferentes materiales podemos darle diferentes estilos al look laboral. De diferentes géneros, texturas y con bordados existen hoy en la industria textil.
– Jeans: si el trabajo lo permite, y no está prohibido, se recomienda usar solo de color oscuro como el negro o azul sin efecto de lavados, tampoco destroyed ni boyfriend. Estos, combinados con texturas más formales como camisas de seda, un blazer y un buen accesorio como un pañuelo, aro o collar, realzan y formalizan al denim.
– Calidad de telas: la calidad de los tejidos que se eligen dicen mucho de la persona, no siempre comprar marca es sinónimo de calidad y hay que saber mirar las costuras, los colores de los hilos, saber tocar las telas para poder hacer buenas elecciones en cualquier local de ropa, desde una marca top, pasando por marcas masivas. Telas como la seda, gasa, crepé y la sastrería dan más jerarquía y una imagen más profesional.
– Pantalón de vestir: si se quiere rescatar uno que hace mucho tiempo no se use o no se sepa como hacerlo “canchero”, la combinación con remera de algodón de color liso o con estampado o inscripción pueden dejar esa formalidad de lado y hacerlo más divertido y menos aburrido.
– Las faldas: largas o cortas -con un largo adecuado para la oficina, lo ideal a la rodilla o unos pocos centímetros por encima-, y estas se pueden usar con remeras de algodón, sweaters de hilado fino, camisas de diferentes géneros como seda, gasa, satén o de denim. ¿El complemento ideal? Los blazers.
Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *